lunes, enero 23, 2006

IMITACIÓN A LA VIDA

He llamado a telefónica para decirles que se lleven el imagenio, que me ha parecido un engañabobos que te cagas, colega. Aunque me da pena que sea justo ahora, cuando ya puedo ver entero, sin sentir una puñalada en el pecho, uno de los videos de gwen stefani que ponen mucho en el canal vi eich guan. Esto es de las peores cosas que te pueden pasar si te gusta la música pop. Para los que no sepan quién es esa chica, os informaré de que es la antigua solista de no doubt, ahora cantante en solitario, una que no paran de criticar porque dicen que imita a Madonna desde que se levanta hasta que se acuesta. Seamos justos ¿Quién no la imita? Yo tengo un amigo que viste igualito que ella cuando salió el Music (for de pipoool / ol chugueeedo, llea!), y la excusa que nos da cuando nos metemos con él, es que es el último grito en Londres, ciudad que dice visitar a menudo. Como la gente de su barrio no suele viajar mucho, les da pereza porque no se puede ir en línea recta, hay que rodear taco de setos antes de llegar a la boca de metro, pues se cree que los demás tampoco lo hacemos y nos creemos todo lo que nos cuenta. Una de las pocas cosas que aprendí en mi estancia en la capital del Támesis, es que para hacerse el guay nadie lleva una imagen quemada hace 5 años por la ambición rubia por antonomasia.

El video que os digo, que es de los txulos, de los que cuentan una historia y está narrado a base de flash backs. La protagonista es rubia y millonaria, e invita a tomar café a su ex novio, su primer y gran amor, que le quiere presentar a su nueva txurri. Ellos le dan en to los morros con el “garbanzo” de compromiso y su felicidad, mientras que como ella sigue sola, solo puede restregarles la casaza y los millones, que no es moco de pavo, porque como dijo el poeta, el dinero no da la felicidad, pero la imita perfectamente. Entonces ella se acuerda de cuando era morena natural y su padre tenía un bareto en algún sitio del mediterráneo, y el niño este la esperaba con el vespino para llevársela de pic-nic, y ella cuando le veía llegar en moto salía tan escopetada por el enamorijcamiento, que no reparaba en coger unas mirindas de las cajas del porche para la sed del camino. Y es que en el cine, y en los videoclips pop mucho menos, no te enseñan nada de manera inocente.




Aquí la Güín, poniendo la sonrisa super falsa frente a la otra lagarta.

1 Comments:

Blogger Pablo Gamo said...

Como diria un colega mio que ha vivido mucho tiempo en Londrés, hasta el punto de tener el cerebro dividido en dos entrel guiri y el cristianoviejo, en una de sus sentencias más lucidas:

'Los únicos videoclips que más molan son los que cuentan una historia'

8:58 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home