domingo, enero 22, 2006

HOMENAJE A V

Este viernes, en la taquilla de los cines Ideal de Madrid, en una sesión de tarde y 45 minutos antes de que comenzara una película que se acababa de estrenar, la taquillera va y nos dice que ya solo quedaban butacas laterales. Me dio bastante rabia darme cuenta que me podrían tomar por un cultureta de esos que hacen cola a las 3 de la tarde para ver una peli de estreno “alabada por la crítica” en fila siete el mismito día que la estrenan. Un espécimen del subgénero humano al que tengo bastante tirria, quizá porque hace años fui uno de ellos durante un cuarto de hora. Supongo que a la segunda cola que esperé me vi obligado a desertar de tan absurdo modo de vida. Llamadlo defecto de fabricación, pero yo soy de los que piensa que el ocio va ligado a la espontaneidad. Hace meses que tengo unas entradas para el concierto de DM de Madrid de este año. Lo primero que pensé cuando mi colega las compró por Internet fue ¿En febrero me seguirá gustando Depeche Mode? Yo no lo tengo tan claro y eso que todavía tengo sus discos en vinilo, pero por ese motivo, entre otras miles de razones, nunca se me pasa por la cabeza la idea de hacerme un tatuaje.

Por lo menos la película me gustó muchísimo, aunque mi amigo nada más salir de la sala se metió en el metro camino de su casa. Yo ya contaba con ello, lo suele hacer siempre, y si acepté acompañarle es porque después de la proyección yo ya había quedado. Nunca me meto en un cine si no me voy a tomar unas cañas después como mínimo, o lo que vulgarmente se llama hacer un “cenas y cines”. Si te malacostumbras a lo contrario, acabas soltero y lleno de manías, y yo no estoy por la labor.

Cada vez es más difícil conocer gente que te sorprenda y te conmueva al mismo tiempo, pero hace poco, en un cumpleaños, me presentaron a V, una niña guapísima de uno sesenta y poco especialista en artes marciales. Esta chica no solamente no había ido jamás sola al cine, no era consciente de que se pudiera hacer o estuviese permitido, ella creyó que ir "sola" significaba cuando ya no te llevan tus padres, sino que tampoco había visto un video en la sala de estar de su casa sin compañía, y por supuesto, no se le ocurriría quedarse sentada mirando a la pantalla cuando al final salen las letras. Podréis pensar de ella lo que queráis, pero fue la única que reparó en comprar anteriormente las velas necesarias para que el anfitrión soplara en la merendola del Mallorca. Siento deciros que tiene novio, este tipo de chicas nacen con uno. Tomad ejemplo.

3 Comments:

Blogger Pablo Gamo said...

Qué fuerte! No solo que dediques el segundo post de tu reentrada a este mundo blogosférico (qué puede haber cambiao en tu vida para recuperar la ilusión?) para ponerme a parir, algo del todo licito, sino que también aproveches para ensalzar como un icono a alguien que conoces de un cuarto de hora.


Por último, la opción de ir de cañas con tus colegas no es que me apeteciese especialmente. Aunque sé que la pulla no va por ahí, me es igual, paso de ir a sitios o perpetrar planes que no me apetecen una pela.

8:40 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por supuesto ya tienes una nueva FANLECTORA de tu blog.
PD: Normalmente la gente me juzga sin compasión y erróneamente, calificándome(entre otras cosas horribles) de: chica de metro sesenta y punto. Gracias por lo de metro sesenta y poco.
V.B

6:33 a. m.  
Anonymous Juanan Cruz said...

pablo, nosotros tb te queremos, jajajaja

7:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home