martes, enero 31, 2006

IGUALITO QUE JABBA

Llevo dos días sin publicar ninguna entrada por culpa de los Goya. Bueno, para ser justos, debido también a que mi vida es igual de rollo que la ceremonia. Llevo todo este tiempo comiéndome la cabeza para ver como escribo algo sin comentar que no he visto ninguna de las películas, ya no de las nominadas, sino de ninguna de las producciones españolas que se han estrenado este año, o sin reseñar tampoco el vestido de la ministra, perdón por la frivolidad, que tuvo que escoger a la única diseñarda del planeta con menos talento que Estella McCartney, o sin alabar la belleza de Aitana Sánchez-Gijón, deslumbrante! Ya veis, es imposible ganar la batalla de la originalidad. Para variar, me dispuse a hurgar en mis recuerdos y así escribir algo con que calmar el mono de mis seguidores, la única razón por la que escribo. Pero la cabeza gorda del pintor que hace esquina con Serrano no se apartaba de mi mente. Entonces recordé que justo un piso por encima de mi sala de estar hay dos premios de la academia de los güenos, y no de los de “al colega más guay”. Pertenecen a mi vecino, y como paso mucho tiempo en su casa ni los miro, los veo decorativamente tan vulgares y faltos de personalidad como un póster de Gustav klimt o una postal de el beso de Robert Doisneau. Un día, yo estaba con una amiga y subimos a casa de P. para nosequé, entramos al salón y cuando vio los susodichos gritó: - “Ala! Si tienes dos Goya!” - mientras me miraba con el típico gesto de “debiste haberme avisado, hubiese ido a la peluquería”. Él regresó de la cocina con tres botellines de cerveza y le contestó - “Pero mujer, si dan más de veinte todos los años!” – Una verdad como un puño!

Como también han salido las nominaciones a los Oscar, algo tendré que decir y me va a ser muy difícil no posicionarme a favor de Catherine Keener (Capote) o Tony Kushner (Munitx), dos de mis máximos ídolos aspirantes a la estatuilla. Tan solo espero que se repitan las novedades más txulas del año pasado, una de ellas, la de dar algunos oscar en el pasillo me txifló, por el sub-texto implícito de “enhorabuena, te acabas de llevar un oscar menor y no te está viendo nadie, porque todo el mundo al vernos en el pasillo se lo ha olido y se han levantado a la cocina a por más cervezas y una lata de berberechos” a ver si este año perfeccionan el recurso y dan algunos en los retretes durante los intermedios, para que sepamos cuando nos podemos levantar a hacer pis sin perdernos nada importante. Yo a Cate Blanchett la veo capaz de presentarlo allí con total dignidad. La otra variedad novedosa fue la de subir a todos los finalistas al escenario, y al abrir el sobre, el ganador debía de adelantarse a recoger el galardón. Yo creo que este gesto hay que pulirlo un poco más, y justo en el momento en que el vencedor da los dos pasos podría abrirse una trampilla bajo los pies de los vencidos, que les dejase caer a un foso rollo Luke SkyWalker en “el Retorno del Jedi”. Entonces sí que habría emoción! ¿Qué no?

sábado, enero 28, 2006

SUCEDE EN LAS MEJORES FAMILIAS

Soy ornitofóbico desde que tengo uso de razón, y no encuentro ninguna explicación racional para ello. Si por ejemplo estoy en el salón de casa y veo que una paloma se ha posado en la barandilla del balcón me produce cierto desasosiego, no monto un número porque me encuentro semi-protegido por los cristales, aunque cualquiera que haya visto la peli de tipi hedren sabe que si a un bicho de estos le da por atacarte, un fino vidrio no te va a proteger de nada. Desde que existe Internet sé que este “problema” no es nada original, de tan común que es, ni siquiera podríamos denominarlo como excentricidad. Aunque habiendo escuchado las vivencias de mis cyber-amigas, creo que yo lo llevo bastante bien.

Casi nunca he conocido gente con miedos irracionales, solo un par de niñas a las que les deban miedo los perros, y porque de pequeñas les mordieron o algo así, por lo que no podremos catalogarlo de “infundado”. Pero un día apareció en mi vida M, una chica que estudió conmigo bachillerato y con la que me empecé a relacionar porque salía y más tarde se llegó a casar con el que fue mi mejor amigo en aquella época. A ella lo que le daba un asco que te cagas eran las cosas PEQUEÑAS, como lo oís. Por ejemplo, jamás llevaba anillos o pendientes porque le repugnaba tocarlos, y qué gracioso resultaba cuando en las cafeterías le pedía al camarero cucharas soperas para disolver el azúcar, o el hecho de que jamás abría una nevera que no fuera la de su casa, por miedo a por dentro estuviese llena de petitte-suisse, ya que una vez le pasó y tuvo pesadillas durante tres meses. La situación más txanante que yo viví con ella se produjo un día de reyes, cuando se negó a comer su trozo de roscón, hasta asegurarse de que ya había salido la “sorpresa”. Fue realmente divertido. Muchos os preguntareís cómo se puede casar alguien con una persona así de pirada. Pues bueno, dejando aparte que está muy buena, que es supersimpática, y que te proporciona un repertorio de anécdotas sin fin, aparte de todo esto, nunca nadie tiene dudas del tamaño del pene de su esposo.


martes, enero 24, 2006

EL DEL LETITEST



Como bien es fácil de adivinar por el título, el post de hoy se va a semejar bastante a un episodio de friends, pero en plan cañí. Así que sin más preámbulo os presento a los personajes…

A- Chica súper macizorra, una de cuyas máximas en esta vida es la de no vestirse nunca con nada que esté fabricado para estar por casa. Suyo es el epitafio “Si quieres estar cómoda y calentita, para qué ponerse un chándal de franela y unas pantuflas… basta con subir la calefacción y echarse un foulard de lentejuelas del hacheyeme

L - Típica tía buena, traumatizada por la educación atea se sus padres: “Mi niña no hace la comunión, si la quiere hacer de mayor, cuando ella sea libre para elegir, que la haga, mientras tanto estudiará en un colegio laico”. Si me dieran un euro por cada vez que he escuchado esta tontería… En la vida, no hay nada más saludable que vivir todas las etapas convencionales en el momento que procede. Un niño va al colegio, estudia religión, hace la comunión y cuando llega a mayor se olvida de todo eso de la misma manera en que no se acuerda de los logaritmos y es un poco más feliz. Claro que si tienes la sensación de que te has perdido algo, te obsesionas y acabas en manos de cualquier gurú sacacuartos o diciéndole a tu quiosquero que te guarde los fascículos de la kábala, como de un momento a otro le pasará a L.

T- Santo varón y novio de L

M- O sea, yo.

Interior / día.

Es domingo en la hora de las cañas y nos encontramos en nuestro Central Perk particular, es decir, cualquier cutre bar de La latina lleno hasta los topes y con camareras-actrices que no tienen ni puta idea de tirar una cerveza. A, L, T y M acaban de pedir la primera.

M- Qué genial que conocieras a Phyllida Law. ¿Te hizo la imitación de Lotte Lenya en “Desde Rusia con amor” cuando intenta matar a James Bond con los cuchillos que le salen de los zapatos?

A- Pues no.


M- Pues dicen que lo hace siempre en las reuniones y que te meas de la risa.

A- Bueno, la próxima vez que la vea. le pido que me lo haga

M- Sí, por favor y lo grabas con la video-cámara del móvil.

A- Jo, tengo que contaros una cosa, creo que estoy embarazada
L- Ala tía, pero estás segura?
A- No, y no tengo ni idea de cuanto llevo de retraso, como ya no tomo la píldora no lo controlo. Mirad (sacando una cajita del bolso) me acabo de comprar en la farmacia un test de embarazo.


L- ¿Letitest?!!!!!!!!!
A- Sí, tia, el predictor cuesta una pasta. Este es mucho más barato.
L- Vamos al baño y te lo haces.
A- Pero tía, como me voy a hacer un test de embarazo en el retrete de un bar… es un poco como de llonqui.
L- No seas tonta, tía. ¿No te mueres por enterarte? Además, cuanto antes lo sepas mejor y así no te tomas las cervezas, que es superpalo para el feto. Si bebes alcohol va a nacer con deformaciones.
A- Ok, tía, venga acompáñame.
L- (a T y a M) Sujetadnos los vasos, please.

Durante 10 minutos T y M debaten sobre los efectos del tripi, y la caída de su demanda entre los jóvenes que prefieren otro tipo de drogas. A y L vuelven del baño.

M- ¿Estás?
L- Pues no sabemos, porque aquí dice (señalando el prospecto) que si te sale una raya vertical es que sí, y si se pone rosa es que no. Y nos ha salido una raya horizontal, y no dice nada de rayas horizontales.
M- Déjame leer las instrucciones.



T- ¿Pero lo habéis hecho bien?
L- Tío, es más simple que el mecanismo de un botijo, pues claro que lo hemos hecho bien.
M- Es verdad, no dice nada de rayas horizontales.
A- Yo creo que sí lo estoy, porque salir raya, ha salido una…
L- Tía, vamos a la farmacia y que nos den un predictor, esto es una vergüenza.
M- Decidle a la farmacéutica que os lo descambie.
A- Ala tío, pero que lo he usadoooooo…
M- Y está defectuosoooooo…
L- Sujetadnos las cañas que ahora volvemos.

Durante otros 10 minutos T y M intercambian recetas de sopa castellana. T está a favor de cocinarla con caldo de codillo, pero M prefiere el de pollo. A y L vuelven de la farmacia.

M- ¿Os lo han descambiado?
A- No se lo hemos dicho.
M- En Estados Unidos no solo te devuelven el dinero, también puedes demandar al laboratorio por daños emocionales.
L- Tiene razón, tía. Venga, vamos al baño.
A- No tengo ganas.
L- Pues termínate la cerveza y bajamos.
A- ¿Pero no era mala para el bebé?
L- Hombre, por unaaaaa… y además todavía no sabemos si lo estás. Sujetadnos los vasos.

En esta última bajada al baño, T y M aprovechan para enviar mensajes al resto del grupo que llega con retraso, indicándoles el nombre del bar en el que se han metido.
L- No está embaraza.
A- No estoy.
L- Qué pena.
A- Tía, que no, qué susto, quita quita.
M- ¿Qué jodia mierda el letitest, no?
L- Ya te digo.

Bueno, así acabó la escena y supongo que esto es como lo de la imitación de Rosa Klebb, la mala de james bond, que tiene gracia si lo ves en directo. De todas maneras me apetecía advertir a mis fieles lectores sobre la mala calidad del test de embarazo en cuestión y de que si alguna vez se encuentran con Lady Phyllida, pues no olvideís pedidle que os haga lo de los cuchillos.

Phyllida Law

Lotte Lenya as Rosa Klebb


lunes, enero 23, 2006

IMITACIÓN A LA VIDA

He llamado a telefónica para decirles que se lleven el imagenio, que me ha parecido un engañabobos que te cagas, colega. Aunque me da pena que sea justo ahora, cuando ya puedo ver entero, sin sentir una puñalada en el pecho, uno de los videos de gwen stefani que ponen mucho en el canal vi eich guan. Esto es de las peores cosas que te pueden pasar si te gusta la música pop. Para los que no sepan quién es esa chica, os informaré de que es la antigua solista de no doubt, ahora cantante en solitario, una que no paran de criticar porque dicen que imita a Madonna desde que se levanta hasta que se acuesta. Seamos justos ¿Quién no la imita? Yo tengo un amigo que viste igualito que ella cuando salió el Music (for de pipoool / ol chugueeedo, llea!), y la excusa que nos da cuando nos metemos con él, es que es el último grito en Londres, ciudad que dice visitar a menudo. Como la gente de su barrio no suele viajar mucho, les da pereza porque no se puede ir en línea recta, hay que rodear taco de setos antes de llegar a la boca de metro, pues se cree que los demás tampoco lo hacemos y nos creemos todo lo que nos cuenta. Una de las pocas cosas que aprendí en mi estancia en la capital del Támesis, es que para hacerse el guay nadie lleva una imagen quemada hace 5 años por la ambición rubia por antonomasia.

El video que os digo, que es de los txulos, de los que cuentan una historia y está narrado a base de flash backs. La protagonista es rubia y millonaria, e invita a tomar café a su ex novio, su primer y gran amor, que le quiere presentar a su nueva txurri. Ellos le dan en to los morros con el “garbanzo” de compromiso y su felicidad, mientras que como ella sigue sola, solo puede restregarles la casaza y los millones, que no es moco de pavo, porque como dijo el poeta, el dinero no da la felicidad, pero la imita perfectamente. Entonces ella se acuerda de cuando era morena natural y su padre tenía un bareto en algún sitio del mediterráneo, y el niño este la esperaba con el vespino para llevársela de pic-nic, y ella cuando le veía llegar en moto salía tan escopetada por el enamorijcamiento, que no reparaba en coger unas mirindas de las cajas del porche para la sed del camino. Y es que en el cine, y en los videoclips pop mucho menos, no te enseñan nada de manera inocente.




Aquí la Güín, poniendo la sonrisa super falsa frente a la otra lagarta.

domingo, enero 22, 2006

HOMENAJE A V

Este viernes, en la taquilla de los cines Ideal de Madrid, en una sesión de tarde y 45 minutos antes de que comenzara una película que se acababa de estrenar, la taquillera va y nos dice que ya solo quedaban butacas laterales. Me dio bastante rabia darme cuenta que me podrían tomar por un cultureta de esos que hacen cola a las 3 de la tarde para ver una peli de estreno “alabada por la crítica” en fila siete el mismito día que la estrenan. Un espécimen del subgénero humano al que tengo bastante tirria, quizá porque hace años fui uno de ellos durante un cuarto de hora. Supongo que a la segunda cola que esperé me vi obligado a desertar de tan absurdo modo de vida. Llamadlo defecto de fabricación, pero yo soy de los que piensa que el ocio va ligado a la espontaneidad. Hace meses que tengo unas entradas para el concierto de DM de Madrid de este año. Lo primero que pensé cuando mi colega las compró por Internet fue ¿En febrero me seguirá gustando Depeche Mode? Yo no lo tengo tan claro y eso que todavía tengo sus discos en vinilo, pero por ese motivo, entre otras miles de razones, nunca se me pasa por la cabeza la idea de hacerme un tatuaje.

Por lo menos la película me gustó muchísimo, aunque mi amigo nada más salir de la sala se metió en el metro camino de su casa. Yo ya contaba con ello, lo suele hacer siempre, y si acepté acompañarle es porque después de la proyección yo ya había quedado. Nunca me meto en un cine si no me voy a tomar unas cañas después como mínimo, o lo que vulgarmente se llama hacer un “cenas y cines”. Si te malacostumbras a lo contrario, acabas soltero y lleno de manías, y yo no estoy por la labor.

Cada vez es más difícil conocer gente que te sorprenda y te conmueva al mismo tiempo, pero hace poco, en un cumpleaños, me presentaron a V, una niña guapísima de uno sesenta y poco especialista en artes marciales. Esta chica no solamente no había ido jamás sola al cine, no era consciente de que se pudiera hacer o estuviese permitido, ella creyó que ir "sola" significaba cuando ya no te llevan tus padres, sino que tampoco había visto un video en la sala de estar de su casa sin compañía, y por supuesto, no se le ocurriría quedarse sentada mirando a la pantalla cuando al final salen las letras. Podréis pensar de ella lo que queráis, pero fue la única que reparó en comprar anteriormente las velas necesarias para que el anfitrión soplara en la merendola del Mallorca. Siento deciros que tiene novio, este tipo de chicas nacen con uno. Tomad ejemplo.

sábado, enero 21, 2006

DIFAMAR NO ES TRABAJAR

Cuando hace ya más de un año creé este blog, realmente lo único que pretendía era “no ser menos”, como las pijas de la canción de la costa brava cuando aprenden sevillanas con esmero. Yo solo había seguido un diario en Internet hasta entonces, y no tenía mucha perspectiva de la forma que quería darle al mío, pero hay una sola cosa que tenía clara, no iba a hablar de mi vida sexual ni de tareas domésticas, ya que en el que yo había leído jamás lo hacían. Con el tiempo me di cuenta de que había otra cosa que me daba taco de pereza, hacer listas de cosas que me gustaban. Alguna vez caí en la tentación y me arrepentí ipso-facto. Soy muy mayor para eso, realmente lo soy. Haciendo recapitulación de mis mejores momentos, o sea, aquellas entradas de las que hoy todavía no me arrepiento de haber publicado, llego a la conclusión de que lo que más he disfrutado ha sido haciéndome el listo o espiando y despellejando posteriormente a desconocidos. No estoy seguro de continuar en esta línea, sobre todo, porque la noche de fin de año tuve una revelación. A mí lo que se me da de puta madre es difamar…

Aquella velada, cuando echamos de menos a uno de los habituales y rabiosos por tener él otros planes que no nos incluían, nos vengamos poniéndole a caldo. Una amiga que parece que va puesta, pero que realmente es así al natural, nos comentó que nunca se llegó a tirar a nuestro amigo ausente, porque a pesar de que le ponía su pinta de intelectual, el otro siempre la miraba como si fuese una simple que no tiene ni idea de nada, por lo que ella en venganza siempre le miraba como la típica tía buena que estaba muy por encima de sus posibilidades. Como ya estábamos calentitos y con dos copitas de anisete de más, otro colega y yo nos inventamos una leyenda urbana sobre su persona que coló a la perfección. Les contamos que todas las mañanas nada más levantarse hacía 15 minutos de gimnasia sueca, y que después, cuando se duchaba, el último aclarado lo hacía con un chorro de agua fría. Todo el mundo se lo tragó a pies juntillas y nadie salió en su defensa. Pienso que si algún día llega a sus oídos y nos lo echa en cara, le diría algo parecido a lo que el que se inventó el rumor de que Cayetana Guillén Cuervo se acostaba con Aznar le diría a la actriz y presentadora en cuestión… “nena, te tiraste a Garci, te tiraste a Garci…”